Estamos ya recibiendo el Año 2019. La fiesta de fin de año está de nuevo entre nosotros. El momento culminante del año es cuando se acerca el último día del año vivido y todos nos preparamos, con la esperanza, para que sea un año magistral, para recibir el próximo año.

experiencia aprendida. Es la evocación de la fiesta de un año que se va, comencemos por hacer un análisis o recuento de lo que hemos vivido en experiencias, lecciones, momentos agradables, contratiempos y todo lo que nos pudo ocurrir bueno y malo para aplicarlo como una experiencia aprendida que nos ha dejado el año 2018.

valores espirituales eternos. Recordemos aquellos valores perdidos o muy opacados por el materialismo que lleva a olvidar y a dejar de lado las cosas esenciales de la vida. Estamos ya recibiendo el año 2019. Modificar este modelo de Presupuesto. Entre la recapitulación no podemos dejar de lado un gran reto que nos depara para los próximos meses que es el planteo de la reforma tributaria. Modificar este modelo de Presupuesto General de Gastos de la Nación (PGN), con una enmienda constitucional: 60% para gastos de capital. El Presupuesto Nacional no es un tema menor, ya que incide de manera directa o indirecta en cada uno y en todos paraguayos o residentes en Paraguay. De esta manera debemos ser partícipes en la formación de líneas de pensamientos y objetivos finales de la reforma, ya que una mal hecha generaría trabas al comercio en todos los ámbitos.

Esperamos que este Año Nuevo sea de sabiduría, año de búsqueda de Dios y de los valores espirituales eternos.

encontremos respuestas. Todo hombre empezará a buscar más allá de lo material, de lo terrenal y encontrará respuesta a sus preguntas. En el mundo entero, no importa culto o religión todo el mundo se unifica para pedirle a Dios Todopoderoso bendiciones para el próximo año.

un año 21/3. Cada ciudadano según sus creencias y compromisos morales, según sus características, tiene ciertos rituales que se les adjudican. En El 2019 se entiende como un año 21/3 para la numerología Pitagórica. Se llama «La transmutación» y propone nuevas transformaciones internas para lograr objetivos claros y precisos.

ordenemos el proceso. Este año nos trae un número 3 que significa expansión y florecimiento. Nos pide autoexpresión, libertad en nuestro funcionamiento y, sobre todo, disponer de orden y disciplina para poder materializar los proyectos que deseemos. Por el contrario, si no nos ordenamos en el proceso, el número 3 suele ser bastante caótico y desordenado pues quiere abarcar más de lo que puede concretar.

el Paraguay que queremos. Si nos ordenamos en el proceso: Justica, orden, transparencia, eficiencia en la gestión, va ser un año para el Paraguay que queremos, donde toda tarea que realicemos dará excelentes resultados.

crecimientos. Cualquier tarea que realicemos con estos ordenamientos en el 2018 para recibir el 2019, estamos confiados que va tener resultados, porque estaremos entrando en una nueva etapa de nuestra vida, que el Año Nuevo, sea un año de justicia, estabilidad, de progreso, de evolución espiritual y crecimiento en todos los aspectos. Esperar un año y recibir con fe y esperanzas el 2019.

confundimos ser con estar. “Si no tengo amor, nada soy” escribe San Pablo en Corintios. Somos nuestro amor y verdad, pero esto, para muchos, es muy poco. Para estas personas es más un ‘soy como estoy’. Confundimos ser con estar, nuestra vida con nuestra situación.

seamos reales. Queremos más, (angurria ilimitada) y allí está el mayor obstáculo a la luz en nosotros. La vida es un camino de iluminación, y en esta fiesta de luz deseamos a todos que tengan sus fuentes de luz, su verdad y amor, bien encendidas. Seamos reales, verdaderos. Amemos.

Y despedir un año junto a la gente que en verdad nos quieren, nos respetan, nos admiran siempre nos asegura un año pletórico de bendiciones para nosotros y nuestras familias.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Feliz Año 2019!!!!!!!!!!!

Compartir esto