Basta de Mentiras

Basta de Mentiras: como siempre repetian como «Mantra» por los barones de itaipu y, por las autoridades que pasaron por la Ande y la Binacional.

«Paraguay no puso nada para la construcción de la Repres d Itaipu», eran las frases preferida de la autoridades de turno, para justificar los abusos del Brasil. Sin embargo, la mayor riqueza estuvo y esta en el Río Paraná y en el Gigantesco Embalse…

Basta de mentiras. Como siempre repetían como “Mantra”, por los barones de itaipu y, por las autoridades que pasaron por la binacional. Que Paraguay nunca puso nada para la construcción de la Represa de Itaipu, y por lo tanto nada tenemos que reclamar al Brasil.

“Paraguay no puso nada para la construcción de Itaipu” eran la frase preferida de las autoridades de turno, para justificar los abusos del Brasil, sin embargo, la mayor riqueza siempre estuvo en el rio Paraná y el gigantesco embalse. 

Las mayores riquezas. El rio Paraná, sobre el cual el Paraguay posee soberanía en un 50%, en el límite con el territorio brasileño (190 kilómetros hasta la desembocadura del Rio Iguazú), es considerado el octavo mayor rio del mundo en extensión (4.880 Km), y el más largo de Sudamérica, después del Rio Amazonas. Igualmente es el décimo mayor del mundo en flujo de agua, drenando buena parte del sur de Sudamérica, incluyendo parte de cinco estados del Brasil.

Otra de las mentiras. “La ANDE puede vender la energía a una empresa para que la distribuya en Paraguay. Como ELETROBRAS a una empresa para distribuir en el Brasil, pero nunca en otro país” (Acaba de decir el actual Director General de Itaipu, del lado brasileño).

El Paraguay que queremos, pide a las autoridades actuales de la ANDE y de la ITAIPU (Lado paraguayo), aclaren sobre este punto particular del tratado, como “Interpretan este articulado”.

Este blog El Paraguay que queremos, resalto siempre (según nuestra interpretación y de algunos técnicos brasileños, como L.E): el Tratado no prevé expresamente la compra de energía.

hay que construir la infraestructura. El Paraguay debe prepararse para la negociación del 2023 del Anexo C. de Itiapu. Construyendo las Infraestructuras necesarias que son las líneas 500 Kv-Líneas de transmisión y, las líneas de distribución. Para que el país traiga el 100 de la energía que le corresponde.

Los saqueadores binacionales. Independiente que teóricamente por un documento fuera extraído de los costos del servicio, igual Paraguay sigue recibiendo sumas irrisorias por la cesión/venta. (Por falta de infraestructura que la ANDE no tienen). Que solo puede ser modificado en el 2023, Anexo C – Cap. VI. SIENDO una muestra de una cabal desinformación, de este analfabeto funcional, y apoyados por los saqueadores binacionales el Gobierno “paraguay” deben priorizar la infraestructura de la ANDE y proceder a contratar el 100% que le corresponde e incrementar el consumo interno a una tarifa de ITAIPÚ QUE SERÍA INFERIOR a US$10 KW por mes de los ilegalmente congelados en US$ 22,6 KW por mes.

producción de 60 Hz. Si entráramos en la ignorancia de los representantes brasileños (que surgen como los grandes genios, ante los sumisos$ avivados sofistas, lucrativos y vendepatrias PARAGUAS), por eso siempre ganan, pero aquí comenzarán a ganar solo con la producción de 60 Hz.

Más leña que electricidad, pese a la Itaipú y Yacyretá

En el 2017, el 61% de toda la producción paraguaya de energía primaria estuvo constituida por la hidroenergía, especialmente de Itaipú y Vacaretá. Sin embargo, al observar la estructura del consumo final, la electricidad ocupa apenas el 15%.

Renegociación del Tratado. La propuesta de esta «Comunidad» sobre la próxima renegociación del Tratado de Itaipú siempre señalamos que, de acuerdo a datos oficiales, a pesar de que Paraguay es un “productor privilegiado” de energía eléctrica, el consumo interno refleja otro escenario: la leña, el carbón vegetal y los derivados del petróleo ocupan una posición porcentual muy superior al uso de la energía eléctrica.

Mario Abdo. “¿Qué ocurre, entonces, con la energía eléctrica producida en Paraguay, pero no utilizada? La respuesta es sencilla: la utilizan para su propio desarrollo Brasil y Argentina”, esa política debemos cambiar para que el Paraguay que queremos tenga un desarrollo sostenible.

Nuestro país actualmente es un exportador y un consumidor ineficiente de energía. Primero, porque sus exportaciones no son compensadas con un precio justo; es decir, precio de mercado (nos pagan US$ 9 el MWh cuando el precio de mercado está entre US$ 80 y 120 el MWh).

Segundo, es un consumidor ineficiente, porque teniendo exceso de capacidad instalada, sin embargo, utiliza una cantidad desproporcionadamente baja de esa capacidad con respecto de otras fuentes de energía, como biomasa, e incluso con respecto a fuentes energéticas importadas (petróleo).

fortalecer la industrialización. En ese sentido, el Paraguay que queremos pide negociar la libre disponibilidad de su energía eléctrica y el pago de un justo precio, que no es otra cosa que el precio de mercado. Es decir, la energía que Paraguay no consume internamente tiene que poder ser comercializada, vía mercado energético y fortalecer la industrialización.

Que todos los paraguayos y paraguayas hoy saben que el 50% de la energía de Itaipú es del Paraguay, el 50% de la energía contratada, el 50% de la excedente y el 50% de las turbinas. La propuesta busca convertirse en una herramienta negociar exitosamente en el 2023.

¿Por que Paraguay se estanco?

¿Porque Paraguay se estancó?. Paraguay se estancó. Si bien hay factores regionales, globales y climáticos, que han afectado el desempeño de la economía paraguaya.

Compartir en Facebook

  Compartir en Twitter

Compartir en Wasap

Paraguay se estancó. Si bien hay factores domésticos y globales que han afectado el desempeño de la economía paraguaya. Todo parece indicar que el elemento más determinante del estancamiento productivo es la falta de seguridad y la presencia abrumadora del crimen organizado y su modelo del Presupuesto General de Gastos de la Nación (PGN), deficitario, corrupto, prebendario y clientelista, que más del 90% de sus ingresos fiscales van a gastos rígidos.

Integración económica. También hay que tener en cuenta, la integración económica del país exige estrategias más inteligentes

En un mundo globalizado, los fenómenos económicos están conectados y es imposible que sus efectos puedan ser aislados. Cuanto más dependiente es un país de los demás, peores son las consecuencias cuando existen problemas.

la volatibilidad. La economía paraguaya tiene como una de sus principales características la volatilidad.

Esta situación pone límites a las decisiones de los agentes económicos. En la medida en que la previsibilidad se reduce, las decisiones se tornan más difíciles. Es urgente discutir una estrategia para reducir esta alta dependencia, de la agricultura,  lo cual implica cambios en la estructura productiva, industrializar su materia prima,  y en la forma en que Paraguay se integra.

El problema de la violencia brutal en Paraguay y el de su pobre crecimiento presidente Mario Abdo. Lo económico están íntimamente relacionados. Se trata de dos desafíos que el presidente Mario Abdo debe considerar prioritarios en los tres años y nueve meses que le queda en él PE. De otro modo, tendrá en sus manos a un Paraguay sin estabilidad económica ni social. Hay mucho en juego.

Paraguay va crecer 0%. Durante los primeros nueve meses de 2019, la economía paraguaya ha crecido al 0 por ciento y la franja de persona de entre 15 y 30 años de edad que no estudia ni trabaja representa el 13% del total de la población juvenil. Son cerca de 260.000 jóvenes condenados a la pobreza ante la falta de oportunidad.

90% de los ingresos fiscales van gastos rígidos.  Al clima, a intereses privados que han interpuesto cientos de amparos que impiden iniciar las principales obras de infraestructura pública (el 90% de los ingresos fiscales van a gastos rígidos y casi nada para inversión),  y a falta de inversión privada motivada por un disgusto con las políticas implementadas por el PE.

falta de confianza. Por su parte, analistas de la iniciativa privada lo contradicen. Atribuyen el estancamiento paraguayo a decisiones de Mario Abdo, que, a su juicio, han creado falta de confianza: la cancelación de inversiones públicas y la inexistencia de una política energética viable, así como a la preferencia del gobierno de los “amigos” (Pagos de facturas) por un Estado fuerte con “desprecio […] del gran potencial de la iniciativa de los individuos”.

bajo crecimiento. Si Paraguay quiere crecer, empresarios, clase política y gobierno deberán dejar de echarse la culpa unos a otros de las causas del bajo crecimiento, pero, sobre todo, deberán trabajar juntos en crear un país más seguro, más transparente, sin corrupción e impunidad.

falta de presupuesto.  Este modelo del PGN, corrupto, prebendario y clientelistas, que más del 90% de los ingresos fiscales van a gastos rígidos. (El Estado ya no tiene dinero, para seguridad, educación, salud e infraestructura, entre otros). Y es que la falta de seguridad pública y jurídica parece ser un factor aún más determinante que los mencionados y posiblemente el lastre más evidente de la economía paraguaya.

inseguridad jurídica, corrupción e impunidad. De acuerdo con la encuesta sobre las expectativas de especialistas en economía, hecha por los técnicos, el motivo más señalado como obstáculo al crecimiento económico es la inseguridad jurídica y física, la corrupción, falta de transparencia e impunidad. Según esa misma encuesta, los problemas de seguridad están muy por encima de los vaivenes de la economía regional y mundial —que enfatiza el gobierno—, y de la incertidumbre política —que enfatiza la iniciativa privada—

falta de confianza. El Foro Económico Mundial concuerda y ha identificado que el principal motivo por el que Paraguay no es competitivo en los mercados internacionales es la falta de seguridad pública y seguridad jurídica, y la corrupción que va de la mano de la impunidad, específicamente la presencia del crimen organizado y la falta de confianza en las policías.

El crimen es tóxico para el crecimiento económico porque limita el consumo al atemorizar a los individuos a salir de casa. El 70 por ciento de los paraguayos dicen sentirse inseguros en el mercado y 53 por ciento en el centro comercial. Algunos estudios han demostrado que los municipios que han registrado altos incrementos en homicidios reducen significativamente su consumo de energía. De hecho, se estima que, por cada aumento de un punto porcentual en las tasas de homicidio, el ingreso del paraguayo promedio disminuye en 1,3 por ciento en el trimestre actual y el siguiente.

La falta de seguridad también inhibe la capacidad de los negocios para crecer. Alrededor del 57 por ciento de los empresarios reportan haber sido víctimas de algún delito —desde robo de mercancía en tránsito a extorsión o cobro de piso— durante el último año, lo que causa pérdidas anuales de miles y millones de dólares.

La hipótesis de que Paraguay no crece por falta de confianza en el gobierno de Mario Abdo debe revisarse con mayor detalle. Si bien la confianza empresarial ha disminuido durante 2019, esta se ha mantenido en promedio en niveles considerados optimistas y por arriba de los experimentados en 2018, un año donde hubo mucho mejor crecimiento. Más aún, el gobierno de MA ha mantenido una disciplina fiscal férrea, pese al prejuicio usual de que las gestiones de derecha no lo son.

gobierno de Mario Abdo. Por el contrario, lo que claramente no va por el camino correcto en 2019 es la inseguridad. Como han evidenciado casos como el de Pedro Juan Caballero, San Pedro, entre otros y los asesinatos, asaltos durante los primeros quince meses del gobierno de MA el homicidio doloso ha aumentado en 3,6 por ciento con respecto al año anterior, y todo parece indicar que 2019 será el año más violento del que se tiene registro en Paraguay.

Reducir la violencia, la corrupción, la impunidad y apostar por la transparencia en Paraguay,  es un primer paso crítico para hacer crecer la economía al aumentar la cantidad de consumo y la actividad empresarial.

implementar una estrategia. Para lograrlo, será necesario que Paraguay busque colaborar con sus países vecinos Brasil, Argentina, entre otros, no en cuestiones bélicas —, sino en implementar una estrategia que permita controlar el flujo de armas ilegales, regular a farmacéuticas que han creado una dependencia en opiáceos en el mercado de la región y reconstruir el sistema de justicia paraguaya. Mientras tanto, el gobierno de Paraguay debe reconocer que la estrategia de coordinación y seguridad que echó a andar —la creación de una fuerza de seguridad, — no ha sido exitosa.

A la par de crear oportunidades económicas para todos los paraguayos, se debe crear una policía de proximidad que permita pacificar al país.

Paraguay tiene un gran potencial de crecimiento con fundamentales económicos sólidos, estabilidad macroeconómica, inflación controlada, una fuerza laboral relativamente joven y una economía geográficamente privilegiada.

Urge encontrar una forma en la que la inseguridad, la corrupción, la falta de transparencia y  la impunidad no continúe inhibiendo estos factores positivos. Detonar el crecimiento económico es crítico para lograr reducir los niveles de desigualdad y pobreza que llevaron a Mario Abdo  a la presidencia.

El gobierno paraguayo ha argumentado que el problema se debe a un entorno económico regional, global poco dinámico, el clima, entre otros.