Es tiempo de nuevas generaciones.

Es tiempo de nuevas generaciones.

El Acento económico debería ser la marca de estas elecciones, para la recuperación económica y financiera post pandemia.

Por Gerardo Meza (*)

El “Acento económico debería ser la Marca de estas elecciones”, para la recuperación económica post pandemia, que pueda ir consolidando, y que esto genere efecto multiplicador, para que el nuevo  gobierno elegido en estas próximas elecciones, desde el sistema financiero sigan apoyando a los diferentes actores en sus negocios y así esto pueda ser traducido a un mayor crecimiento de crédito, con nuevas inversiones, que generen fuentes de empleos y contribuyan así al desarrollo del Paraguay que queremos.

El país necesita de un presidente de la República, y congresistas, que promuevan estos compromisos, que son valores que conozcan bien estos temas de la economía y de las finanzas.

Los electores deberían ver estos perfiles, en las próximas elecciones que se aproximan, para elegir a los mejores candidatos, que tengan estos conocimientos, para estos propósitos, y con una buena gobernanza por sus conocimientos, de recuperar y hacer crecer la economía, para crear empleos dignos, y con esta nueva gestión tengamos un desarrollo sostenible, responsable, y que genere bienestar económico a la población. Dándonos educación, seguridad, salud. Estos significan empleo, que traerán dignidad, y desarrollo al Paraguay que queremos.

(*) Autor del Plan de Gestión Estratégico del BCP.

      Autor del Plan Estratégico del M.R.E.

       Autor del Plan de Gestión estratégico      de la CONATEL.

Los Motores para el Desarrollo del pais.

Los Motores para el Desarrollo del pais.

Los Motores para el Desarrollo del pais: El Biodiesel y nuestra energía hidroeléctrica de la Binacionales.

En toda América Latina, el etanol que se utiliza como biocombustible es obtenido a partir de la caña de azúcar, aceite de soja, entre otros. Los ingenios que producen azúcar y etanol funcionan, por razones técnicas, sólo mientras dure la zafra, aproximadamente 180 días en el año. Existen tecnologías modernas que permiten utilizar estas instalaciones el resto del año utilizando otras materias primas como la mandioca, el sorgo dulce, el maíz, el girasol, aceite de soja, entre otros.

 Paraguay podría incorporar esas técnicas y tecnologías para la industrialización  de estas materias primas y cumplir con sus exigentes normas y requerimientos del Biodiesel.

Por razones económicas difícilmente la caña se transporte a más de unas decenas de kilómetros para ser procesada. Luego, la producción de etanol no solo potenciará la agricultura sino también la industria nacional.

El biodiesel se puede producir a partir de cualquier aceite vegetal o animal.

Existe en el país una muy eficiente cadena de producción integrada de aceite de soja, a partir de la misma se puede abordar la producción de biodiesel en forma rápida y económica.

La mayoría de las Empresas de Escudería (marcas) paraguayas, como sea PUMA, BARCOS Y RODADOS, COPETROL entre otros, deben comenzar el proceso industrial de producción de biodiesel, estableciendo planta productora, y de esta forma darle valor agregado a nuestras materias primas, y con esta política de industrialización del país, vamos a dejar de depender del petrodiésel o gasóleos obtenido del petróleo, y también de los vaivenes de los precios internacionales, y de las guerras, como en este momento de la Invasión de Rusia a Ucrania.

Hoy día el tema de los biocombustibles ha cobrado mucha fuerza y ha despertado gran interés en varios países, el Gobierno de turno debe incorporar dentro de las áreas estratégicas en las que basan sus políticas de gobierno. Esto se debe a la alta y costosa dependencia del petróleo en sus matrices energéticas, sumada a las oscilaciones en su precio con permanente alta tendencia alcista, o por la guerra de Rusia y Ucrania.

Petropar siempre termina ajustando sus precios finales de gasoíl, ya que la petrolera estatal depende de los precios internacionales y de las variaciones de los tipos de cambios (las guerras de las monedas y también la guerra de Rusia con Ucrania) es bastante impredecible en sus decisiones, que efectivamente, la estatal alza el precio cuando no tiene que subir y también disminuye cuando aún no están dadas las condiciones, por lo que de concretarse alguna variación, que depende de los vaivenes de las guerras de las monedas, y de las guerras entre los países productores del Petróleo.(Que utilizan como arma sus petróleo).

Hace tiempo con esta política de Desarrollo de industrializar nuestras materias primas. Petropar ya no debería ser el parámetro válido para la medición de precios, en cuanto a los ´´Biodiesel´´ En este momento, la cotización internacional del petróleo y sus derivados tampoco justificarían en ese sentido que se registre a nivel interno e internacional la suba del mismo producto.

La estatal, y lo del privado, permanentemente aumenta el precio de los derivados del petróleo. Cabe destacar que la petrolera(Petropar)  hoy ya no tiene el “monopolio de hecho” en el mercado del gasoíl. Históricamente, el precio de este combustible fue manejado políticamente, y hoy con la guerra entre Rusia y Ucrania, lo que ocasionan fuertes perjuicios a toda la economía nacional.

Es por ello que el gobierno de turno tiene que cambiar esta “Matriz energética”, para los transporte públicos y vehículos privados, que sean  todos eléctricos, utilizando nuestra energía hidroeléctrico de Itaipu y Yacyreta, para definitivamente de la dependencia de los combustibles de origen fósil.

Si en cambio la producción de este biocombustible se realiza a partir de cultivos como la soja, mandioca, algodón, el sorgo dulce, el maíz, el girasol y no tradicionales como la jatropha, esto permitirá incorporar a la producción tierras semiáridas, aprovechando la inmensa resistencia de esta planta a las condiciones ambientales más hostiles.

Existen, además, inmensas áreas y zonas de tierras en el país, conflictivas, marginales, actualmente incultas, que requieren la presencia del Estado, grandes inversiones en infraestructura, sistemas de riego y fertilizantes para entrar en producción. Para erigirse en un aliado importante y en una industria que apoyará proyectos de tipo social y desarrollo rural, incluyendo temas de equidad y de redistribución de ingresos en nuestro país.

 En las Zonas más conflictivas, (San Pedro, Concepción entre otros), Implantar el proyecto Industria (fabrica) del Agricultor para organizar a los productores en asociaciones, con el objetivo de dar valor agregado, a los productos reunidos podrán mejorar la calidad de sus productos, industrializarlos y venderlos con mayor ventaja. Los productores reunidos en las Fábricas del Agricultor, deben recibir financiación y asistencia técnica para desarrollar procesos industriales para sus productos agrícolas o pecuarios.

 Que el departamento de San Pedro ha sido prácticamente abandonado por los sucesivos gobiernos, es una realidad manifiesta que ya ni siquiera sorprende, aunque indudablemente indigna. Sabiendo perfectamente que se trata de una de las jurisdicciones políticas menos favorecidas del país, lo lógico hubiera sido que las distintas administraciones del Estado enfocaran su acción en esa región, impulsando las políticas que tendieran a paliar los graves déficits existentes en materia social y también productiva.

 Los nuevos precios internacionales de los productos agrícolas potenciarán el interés de los empresarios en realizar esas inversiones, aumentando de esta forma no solo el valor sino también el volumen de nuestras exportaciones.

 El BIODIESEL y nuestra energía hidroeléctrica de las Binacionales  debería ser los Motores de desarrollo del país, para dar oportunidad de trabajo digno a nuestros campesinos y sacarle de la pobreza y la marginalidad de nuestro pueblo.  

Todo esto traerá aparejado una bonanza económica para los productores rurales y la población en general , si los sistemas impositivos funcionan correctamente, para la economía en general. Esto nos induce a reconocer que, por su potencial y por la manera en que se expanden, representan una estrategia, para que sea los motores principales de la economía, y reducir la pobreza y crear empleos, salud, seguridad entre otros y llevar a un Nuevo Paraguay que queremos

Ley N° 4601

Ley N° 4601

La Ley N° 4601 de incentivos a la importación de «Vehículos Eléctricos» . El Congreso de la Nacíon paraguaya sanciona con fuerza de Ley en el año seis de diciembre del año dos mil once (2011).

Artículo 1°.- Queda exonerado del pago del Impuesto Aduanero a la Importación y del Impuesto al Valor Agregado (IVA), la importación para el mercado nacional de vehículos eléctricos.

Artículo 2°.- Se entiende por vehículo eléctrico a los efectos de esta Ley, todo vehículo de transporte terrestre de uso personal y/o colectivo, impulsado por un motor a corriente eléctrica, sean estos nuevos o usados. Se incluye en esta Ley también a los motores híbridos que poseen como una de sus fuentes a la energía eléctrica.

Artículo 3°.- Las autoridades aduaneras y tributarias competentes dictarán las normas reglamentarias, necesarias para la aplicación de las exoneraciones establecidas en esta Ley.

Artículo 4°.- El Estado implementará las medidas necesarias para el establecimiento gradual de puntos de recarga rápida con tarifas preferenciales en las principales ciudades del país.

Los propietarios de estaciones de servicios o las personas que tengan interés en hacerlo, podrán instalar bocas de expendio para carga rápida de vehículos eléctricos, debiendo las autoridades competentes otorgar facilidades administrativas para el efecto y reglamentar las condiciones de seguridad en las que se prestará el servicio de expendio o recarga.

Artículo 5°.- El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley en el plazo de 90 (noventa) días a partir de su promulgación.

Artículo 6°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Aprobado el Proyecto de Ley por la Honorable Cámara de Senadores, a seis días del mes de diciembre del año dos mil once, quedando sancionado el mismo, por la Honorable Cámara de Diputados, a veintiocho días del mes de marzo del año dos mil doce, de conformidad a lo dispuesto en el Artículo 207 numeral 1) de la Constitución Nacional.

Paraguay: Debería apostar por la independencia energética y la competitividad.

En la actualidad el Paraguay importa el 100% del Petróleo y gas. procede de los paises que tienen un solo Líder (Autócrata), y en el caso nuestro ese porcentaje es del 100% del petróleo y gas importamos, cifras exclusivas (suficientes) para alterar el mercado.

La escalada de los precios del petróleo y gas, que se ha acelerado especialmente a raíz del ataque a Ucrania, ha disparado la factura energética de origen fósil de hogares y empresas en todo el país  y ha puesto a la economía del Paraguay  ante un reto urgente: asegurar su independencia energética y avanzar en la electrificación de la economía a partir de energías renovables. De Itaipu y Yacyreta-

En la actualidad, el 100% del petróleo y

del gas importamos, procede de los países que tienen un solo líder (Autócratas) y en el caso nuestro ese porcentaje es del 100%, cifras exclusivas (suficientes) para alterar el mercado. Y este petróleo y gas, utilizado en la “Masa matriz” de los transportes públicos y privados, es en estos momentos determinante a la hora de fijar el precio del petróleo y gas, hasta el punto de que el 45 % del incremento de esa subida que estaba experimentando se debió a la escalada de los precios del petróleo y gas. Por cada dólares  que sube esa materia prima, sube 1000 guaraníes o más el precio en el mercado minorista y mayorista, el famoso pool eléctrico.

La volatilidad de este hidrocarburo ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad del modelo de la “Matriz energética”. Y si antes el país  tenía marcada una senda hacia la descarbonización, con la construcción de las binacionales ahora, con la última comunicación del Brasil, para que el Paraguay contrate la potencia de la energía que les corresponde como socio Condómino  lo ha dejado claro: hay que pisar el acelerador aún más. Un modelo que obliga a repensar la estrategia de suministro y acelerar la salida del petróleo gas, y electrificar la economía basada en fuentes renovables. De Itaipu y Yacyreta.

DESCARBONIZACIÓN

La opción no es otra que acelerar la transición energética que ya está en marcha y apostar de forma decidida por la descarbonización. Esa es la auténtica revolución que Paraguay  debería buscar  y  transformar la energía que debe mover el pais. La necesidad urgente de combatir el calentamiento global y apostar por la sostenibilidad del planeta ya eran argumentos que justificaban esta estratégica apuesta el Paraguay. Pero esos argumentos se ven ahora más reforzados con el estallido de las hostilidades. En este contexto, los fondos que el país moviliza para recuperarse del paso de la COVID-19 aparecen como una oportunidad para impulsar la transformación. Debemos utilizar nuestra energía hidroeléctrica de Itaipu y Yacyreta, del 100% de la energía que nos corresponde – se destinarán al objetivo de descarbonización en el horizonte del año 2030.

La previsión es que en 2030 el 90 % de todos los nuevos vehículos privados en el Paraguay sean eléctricos. Y que ese porcentaje crezca hasta el 100 % en 2035.

Paraguay tiene mucho que aportar en esta transición energética. No solo se trata de un país enormemente rico en fuentes renovables como las binacionales, también el viento y el sol, sino que ha decidido asumir el liderazgo investigador, que está propiciando que estas energías limpias sean cada vez más competitivas. La mejora constante de la tecnología en las últimas décadas ha permitido que la energía eólica se convirtiera ya en 2021 en la principal fuente de generación eléctrica, aportando el 23,3% de los kilovatios producidos. Y la energía procedente del sol se ha multiplicado también hasta suponer casi el 10% entre fotovoltaica y térmica. En estos momentos, la mitad de la energía eléctrica en Paraguay se genera ya con energías renovables, pero aún queda un largo camino por recorrer para alcanzar el objetivo de la descarbonización en 2035 .

ELECTRIFICACIÓN CON RENOVABLES

Pero esa descarbonización pasa por una electrificación intensa de la economía. Si la última década demostró ser la década de las energías renovables, está será la década de la electrificación. Y ocurrirá. El desafío está en hacerla más rápida y lo más extendida posible. Eso sí, electrificar el consumo final tanto como sea posible es una condición necesaria pero no suficiente: antes tenemos que haber realizado un despliegue masivo energías renovables.

Para alcanzar la meta de la electrificación, la transformación del transporte es básica y es una de las asignaturas pendiente que

Paraguay debe aprobar. En la actualidad el transporte representa el 100 % de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. La sustitución de los vehículos de combustión por vehículos eléctricos en las próximas décadas será la clave para completar esta transformación. La previsión es que en 2030 el 67% de todos los nuevos vehículos privados en el Mercosur sean eléctricos. Y que ese porcentaje crezca hasta el 80% en 2050. En esa fecha, la participación de la electricidad en la demanda final de energía supondrá ya más del 70%.

Junto al coche eléctrico, los otros grandes retos de la electrificación para reducir la emisión de gases de efecto invernadero están en la industria, la agricultura y el sector residencial. Sustituir la utilización de combustibles fósiles para calefacción en los edificios por electricidad producida por renovables permitiría reducir casi el 10% de las emisiones. La electrificación es el gran reto, ambicioso pero posible, que consiste en la sustitución de todas estas tecnologías que usan combustibles fósiles para su funcionamiento por otras que utilizan electricidad producida con fuentes renovables de energía.

Y los beneficios de esta transformación son múltiples. En primer lugar, la electrificación permite asegurar el suministro de energía de forma segura y asequible, reduciendo la dependencia de fuentes y materias primas del exterior y con ello la volatilidad de los precios, dotándolos de mayor estabilidad. Permite además aumentar la eficiencia energética. Y sobre todo reduce los gases de efecto invernadero que produce la combustión de combustibles fósiles, mejorando con ello la calidad de aire y la salud de los ciudadanos y combatiendo el cambio climático que amenaza a nuestro planeta.

LIDERAZGO Del MERCOSUR

La apuesta por las energías limpias y la descarbonización de la economía va permitir a liderar esta nueva revolución mundial. América del Sur  está muy lejos de poder competir con Estados Unidos y China en otras nuevas tecnologías como pueden ser los semiconductores, incluso en el desarrollo de la hiperconectividad. Sin embargo, no hay ninguna duda de que Mercosur, con Paraguay puede  jugar un papel destacado, lidera la transformación energética y está en condiciones de ofrecer al mundo unas energías limpias y transformadoras con las que moverse y desarrollarse sin poner en riesgo la salud del planeta.

Talento y Liderazgo

Reflexionar sobre estos aspectos nos permitirán detectar, en nosotros y los otros, aspectos para mejorar. ser un Líder fuerte y emocionalmente inteligente requiere dosis iguales de autoconciencia, autogestión y humildad.

Cómo reconocer a un líder fuerte y con inteligencia emocional

El desafío de los conductores es encabezar equipos diversos en contextos de alta incertidumbre, donde lo urgente erosiona la energía que requiere lo importante. Cuáles son las dos habilidades clave para ser un líder sólido

No se trata del coeficiente intelectual (IQ) de un líder sino de considerar su coeficiente emocional como medida de las habilidades interpersonales y de comunicación que posee

No se trata del coeficiente intelectual (IQ) de un líder sino de considerar su coeficiente emocional como medida de las habilidades interpersonales y de comunicación que posee

Existen líderes que no son conscientes, no han desarrollado o no han llegado a transformar las habilidades que el mundo hoy demanda para enfrentar desafíos inesperados, constantes y rápidos. Si consideramos que las fortalezas y debilidades —sean físicas, mentales o emocionales— son situacionales, ante alguna circunstancia, o frente a determinados competidores o en algún momento particular, aquellos que fueron líderes fuertes en un momento podrían dejar de serlo en otro contexto.

Algo similar ocurre con los estándares de inteligencia: no se trata del coeficiente intelectual (IQ) de un líder sino de considerar su coeficiente emocional como medida de las habilidades interpersonales y de comunicación que posee. Especialmente hoy, donde la inteligencia artificial y la automatización de procesos generan interacciones menos humanas que antes, el coeficiente emocional (EQ) se convierte en un aspecto fundamental para liderar equipos y transformar las organizaciones.

Saber identificar a tiempo los comportamientos que denotan debilidad o falta de inteligencia emocional de los líderes le permitirá a toda organización dar un primer gran paso hacia su transformación positiva, evitando riesgos que puedan poner en jaque su futuro.

Una manera de identificar si una persona que ejerce un rol de liderazgo tiene baja inteligencia emocional es mediante el análisis de algunas de sus conductas o manifestaciones. Una de de ellas se refiere a la velocidad para juzgar y sacar conclusiones. Hoy todo es tan rápido que parece que debemos tomar (y esperar de otros que tomen) decisiones con gran velocidad. No siempre ser rápido es sinónimo de ser efectivo y, mucho menos, es un signo de inteligencia emocional. Las personas con bajo EQ suelen juzgar con velocidad porque no tienen una buena comprensión de cómo leer las emociones de otras personas, o incluso las propias. Además, debido a los que tienen esta tendencia a juzgar suelen ser impulsivos o negativos, tienden a percibir a otros (o a una situación) de forma negativa antes de darse el tiempo para evaluar el contexto de forma objetiva y precisa, lo que generará que tengan una visión distorsionada de la realidad, por lo que lo que harán y lo que dirán (o no harán o ni dirán) será consecuencia de esta interpretación acotada.

La velocidad e incertidumbre del contexto actual genera mucho nerviosismo y ansiedad. La ansiedad es una preocupación excesiva sobre el futuro. Más allá del estrés que todos podemos experimentar en algún momento, las personas que poseen un elevado EQ tienen la capacidad de buscar obtener una perspectiva de una situación, con información desde varios ángulos y practicar la atención plena antes de verse atrapados por el espiralado camino de la ansiedad.

Las personas con bajo EQ carecen de empatía. No tienden a escuchar las opiniones y pensamientos de los demás para poder considerar un punto de vista diferente.

Otro elemento que evidencia un bajo EQ es no saber aceptar críticas. Aunque todos decimos estar abiertos a las críticas constructivas, si cuando las recibimos sentimos enojo, nos cerramos o tratamos de justificar los hechos, es una clara evidencia de una baja inteligencia emocional. Solo las personas honestas, seguras de sí y con un EQ elevado pueden aceptar y procesar realmente las críticas, lo que les permitirá evaluar sus fortalezas y proponerse un camino de transformación en aquellos aspectos débiles.

¿Alguna vez han interactuado con alguna persona que parece no escuchar nuestros argumentos, y que va procesando su respuesta más allá de lo que les estamos diciendo? Las personas con bajo EQ carecen de empatía. No tienden a escuchar las opiniones y pensamientos de los demás para poder considerar un punto de vista diferente. Aquellos que poseen un mayor desarrollo emocional en los aspectos de escucha tienden a ser percibidos como líderes confiables, lo que redunda en una mayor satisfacción laboral y fomenta la creatividad de los equipos.

Hoy se habla de resiliencia como un valor fundamental de las organizaciones, entendiendo por ella a la capacidad que tiene una persona para superar un hecho o circunstancia traumáticas. Sabemos que parte de todo proceso de aprendizaje, especialmente cuando hablamos de innovación, las posibilidades de fallar son muy elevadas. Las personas con bajo EQ no son resilientes, ya que tienden a concentrarse más en los errores y tienen muchas más dificultades para recuperarse emocionalmente de un error, especialmente si el mismo los ha expuesto ante otros.

Aunque muchas personas tienden a clasificar como débil a un líder tímido, dócil, deferente o manso, lo cierto es que existen muchos líderes débiles que se muestran grandilocuentes, egocéntricos, dominantes o dictatoriales. Y aunque estos logren con éxito algunos de sus objetivos, si las personas no recurren a él o si no buscan la manera de estar en su equipo, estaremos ante una evidencia de un liderazgo débil.

La falta de visión o de estrategia es otra de las manifestaciones de debilidad. Los líderes débiles tienen la costumbre de no pensar más allá del hoy y, aunque puedan lidiar con problemas e inquietudes inmediatos, en general se sienten cómodos con el statu quo. Esta suerte de “miopía” hace que otros lo emulen y se centren en las tareas inmediatas en lugar de trabajar con una visión y planificación estratégica coherente y consistente.

El aislamiento sigue en la lista. Un líder que se mantiene inaccesible y no disponible, encerrado en su oficina (u aislado virtualmente) transmite un claro mensaje a los demás: no está dispuesto a participar. El mensaje se asocia más a un privilegio o como señal de inseguridad. De igual manera, es imposible concebir a un líder fuerte si es que posee pocas habilidades de comunicación. Si no puede comunicarse no puede conectarse con otros y, mucho menos, generar compromiso y transparencia. La capacidad de hablar, de escribir y, sobre todo, de escuchar activamente son habilidades esenciales de liderazgo. En esta línea, no menos relevante es la incapacidad de inspirar y de desarrollar a otros. Los líderes fuertes energizan e inspiran a los equipos para que alcancen niveles más altos de desempeño y potencial, mientras que los débiles no sólo no generan este efecto, sino que se enfocan únicamente en hacer el trabajo en lugar de usarlo como medio para que la gente desarrolle nuevas competencias y habilidades.

Otra evidencia de debilidad radica en el doble standard: los líderes débiles tienen la costumbre de decir una cosa y hacer otra

Otra evidencia de debilidad radica en el doble standard: los líderes débiles tienen la costumbre de decir una cosa y hacer otra, considerando que está bien establecer reglas para los demás, pero ellos se mantienen exentos de cumplirlas. Esta falta de consistencia es un factor importante en el liderazgo exitoso, y todo líder debe saber que las personas lo observan en cada paso y toman las señales de su comportamiento.

Finalmente, la resistencia al cambio. Toda organización, negocio —incluso podemos extenderlo a países— están en constante crecimiento y evolución. Los líderes que se resisten al cambio y la mejora pueden ser arrogantes, complacientes, o ambos. Creen que las cosas están bien como están y no están interesados en pasar al siguiente nivel o posicionarse para el futuro, lo que es un gran riesgo porque dejan la suerte de su organización en manos de las transformaciones que otros líderes harán. Hoy, no hacer nada o no mejorar es dejar nuestra suerte en manos de los que sí lo hacen.

Reflexionar sobre estos aspectos nos permitirán detectar, en nosotros y en los otros, aspectos para mejorar. Ser un líder fuerte y emocionalmente inteligente requiere dosis iguales de autoconciencia, autogestión y humildad.

Hay razones para el optimismo, que el Paraguay en el 2023 tendrá su «Soberanía Energética»,

Hay razones para el optimismo, que el Paraguay en el 2023 tendrá su «Soberanía Energética»,

El gobierno de aquel entonces, presidido por el Gral. Stroessner, con una buena y alta política soluciono el problema de los Saltos de Guaira y se construyo la «Represa Hidroeléctrica» cuyos propietarios son Paraguay y Brasil. El problema de que los gobiernos posteriores del Paraguay no continuaron para terminar esta monumental obra de construir la «Infraestructura Eléctrica» , de igual importancia y necesaria, para que el Paraguay pueda retirar el 100% de la Potencia/energía de la Itaipu-binacional, que nos corresponde como socio Condómino.

Este gobierno está tratando de terminar en tiempo y forma, para el 2022 las “Infraestructura Eléctrica”, para retirar en el 2023 el 100% de la Potencia/energía, que nos corresponde como socio Condómino. Y con estas obras, (Que faltaban) culminar lo que empezó el gobierno de aquel entonces, de construir la “Represa”, y este gobierno con la construcción de las “la Líneas de Transmisión y de Distribución, tan importante y necesaria como “La Represa misma”,  (culminar estas obras) para que el Paraguay retire el 100% de la Potencia/energía, que nos corresponde, y con esta gestión patriota de este gobierno conseguir la ansiada “Soberanía Energética”.

 Desde el punto de vista técnico desentrañar los intrigulis, y hasta semánticos DEL ANEXO C, es tarea ciclópea. En nuestro país las autoridades de turno se dejaron estar, nunca casi hicieron sus tareas (Por muchos$$$ motivo$$$) de terminar esta monumental obra, de seguir construyendo las “Infraestructura Eléctrica”, tan importante y necesaria como es la “Represa de Itaipu”.

Estas autoridades, (y nosotros nos dejamos estar) mucho tiempo, luego de la firma y entrada en funcionamiento de las 18 turbinas primera (y luego vinieron las otras 2 turbinas, a hoy la Represa tiene 20 turbinas). Y luego todo se fue negociando y preparando, con una habilidad maquiavélica, de los gobiernos brasileños, acompañado con su silencio, de las autoridades paraguayas (Hay que preguntarle de porque ese silencio a “Los Barones de Itaipu”).  Hablo de la parte política y de gestión. En ese sentido Brasil-(lado Margen Izquierdo), dos años antes que termine la “Represa, ya tenían terminado las obras de “Infraestructura Electrica”, para retirar el 100% de la producción Potencia/energía, de la Itaipu Binacional.  y para que al final el Brasil, siga sacando la parte del león y nosotros la parte de ratón. Hasta hoy Brasil lleva el 92% de la producción Potencia/energía de la Usina-Binacional, y Paraguay solamente el 8%, por no tener la capacidad de infraestructura eléctrica, para que podamos traer el 100% de la Potencia/energía, que nos corresponde como socio Condómino.  

Es también de rigor, recordar, que Brasil, quiso quedarse con los Saltos de Guaira en la década del 60 que, por una oportuna intervención, del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica LYNDON B. JHONSON, a pedido de nuestro gobierno presidido por el Gral. Stroessner. Envió a su secretario de Estado, DEAN RUSK, al Paraguay para interiorizarse del problema, y luego de permanecer medio día, el secretario de estado norteamericano, viajo al Brasil, y consiguió que los brasileños se sentaran a negociar con el Paraguay, el problema de los Saltos de Guaira. En dicha negociación se concluyó que se construiría una Represa Hidroeléctrica, cuyos propietarios serian Paraguay y Brasil. (El acto de la Firma del Tratado de Itaipu. Se realizo en Brasilia, el 26 de abril de 1973).

Desde esta “Comunidad” El Paraguay que queremos exhortamos, a las autoridades actuales, (desde luego acompañado del pueblo): Debemos negociar el Anexo C. con Prudencia y Patriotismo, anteponiendo los intereses nacionales a cualquier otro tipo de interés.