La deuda paraguaya sigue creciendo y debería preocuparnos.

Equivalente a tres Itaipu.

La deuda paraguaya sigue creciendo y debería preocuparnos. Si bien es cierto que la economía paraguaya dispone de una gran liquidez, como lo demuestra el Presupuesto General de Gastos de la Nación(PGN) 2019, con casi USD 14.000 millones(Esto significa la friolera suma de USD 70.000 millones, que maneja en 5 años los poderes políticos) no es menos cierto que sus ratios de gastos corrientes, que  casi alcanza el 80% de los ingresos fiscales (que eso significa la friolera suma de más o menos  USD de 10.000 millones, en un año, es gastos rígidos).

La Itaipú transfirió al Estado un total de US$ 609 millones

La Entidad Itaipú Binacional informó ayer que entre enero y diciembre del 2018 transfirió al Estado paraguayo alrededor de US$ 609.000.000, en concepto de royalties y cesión de energía, así como por pagos a la ANDE, según datos suministrados por la Dirección Financiera de la Margen Derecha, al cierre de diciembre del año pasado.

topeando los gastos corrientes. Si el Gobierno y la clase política, no entiende, que, si se cambia este modelo del Presupuesto Nacional, topeando los gastos corrientes; 60% para gastos de capital (inversión en infraestructura), tendrán ingresos genuinos para inversión de infraestructura, equivalente a “TRES ITAIPU”.

Vaca lechera. Con este modelo del PGN, corrupto, prebenda río y clientelistas, que la clase política utilizan como una “Vaca Lechera”, para sus operadores políticos, planilleros y enriquecerse de los mismos. (El 80 % de los ingresos fiscales van a sueldos y otros beneficios, entre otros).

el endeudamiento. Este modelo de Presupuesto ya no deja casi nada para inversiones de infraestructura, salud, educación, seguridad, rutas, puentes, construir nuevas escuelas, hospitales, entre otros, sin endeudamiento. El endeudamiento presenta desde hace años unos indicadores muy (pero que muy) deteriorados.

Desde hace tiempo algunos analistas venimos advirtiendo sobre esta peligrosidad de nuestra deuda, que lo cierto es que no acaba de explotar. (Como la Argentina, Venezuela, entre otros).

caería en default. Hubo un amago (serio) de pinchazo allá por 2017, cuando el congreso nacional les negó al PE de emitir Bonos Soberanos (El PE en ese entonces veto por completo, el presupuesto sancionado por el Congreso). Cuando el Ministerio de Hacienda les dijo al Congreso y por ende al pueblo, de que el país que caería en default, si no se emiten estos bonos soberanos.

endeudamiento paraguayo. Los cimientos del nuevo modelo económico, que comenzó con el Ministro de Hacienda (Banana Ferreira) se tambalearon fuertemente, amagando incluso con venirse abajo. Pero tan súbitamente como vino, la tempestad amainó, y el endeudamiento paraguayo retomó su senda de endeudarse más en el sentido más deudor de la palabra.

el pinchazo final. Ahora hay nuevos indicadores que vuelven de nuevo a poner de relieve la delicada situación de la deuda paraguaya, y que parecen apuntar a que la situación está yendo a peor: el pinchazo final puede estar acercándose.

Los antecedentes de la burbuja de deuda en América Latina (Argentina, Brasil, Venezuela, entre otros).

La Deuda paraguaya Sigue Creciendo Y debería Preocuparnos.

hace seis años. Como les decíamos antes, lo cierto es que la situación del alto endeudamiento del Paraguay es de todo menos algo nuevo. Comenzó con el Gobierno de Franco, siendo su Ministro de Hacienda Banana Ferreira. Y continuo con el Gobierno de Cartes y sigue continuando con este nuevo gobierno.

Borrachera de deuda. Desde hace seis años que la economía paraguaya  viene presentando unas tasas de deuda insostenibles, con todo lo que ello ha implicado: industrias que no se ven en la necesidad de buscar la eficiencia, burbujas inmobiliarias y de mercados de valores, deuda impagable que se va “rolando” a otro vencimiento al ir siendo refinanciada, una borrachera de deuda que perpetúa la mala gestión y evita la purga de las empresas inviables, y así podríamos seguir hasta un largo etcétera que en el largo plazo no va a traer nada bueno.

60% para gastos de capital. La verdad es que, como en todo lo que en economía conlleva una estimación, hay disparidad de opiniones respecto a la foto real del endeudamiento paraguayo. Especialmente ocurre en el caso de los gobiernos que no tienen la voluntad política de topear los gastos corrientes, con una enmienda constitucional: 60% para gastos de capital y 40% para gastos corrientes.

Compartir esto