Es urgente liberar al Estado del estigma de la corrupción que, gobierno tras gobierno, esta matando gradualmente al Paraguay que queremos. Es necesario detener el estigma de corrupción que se apodero del Estado.

Independientemente de si Mazzoleni   era responsable, el escándalo de salud hizo que su gobierno fuera insostenible.

La destitución primeramente del presidente de la Dinac, de Petropar, de la Ande, del Puerto entre otros, según lo determinado por la presión del pueblo, es el resultado predecible para un gobierno que ha estado luchando durante meses en un mar de acusaciones de corrupción. La Contraloría General, Fiscalía General investigan fraude en contratos de emergencia, realizados sin licitación, para combatir la pandemia del nuevo coronavirus, que ya ha dejado más de 2.262   muertos en el país. Mientras que el Ministerio de Salud informa, ya se encuentran con el 100% nivel ocupación de camas de terapia intensiva en Ineram, es decir que ya no hay cama, los fondos públicos fueron saqueados por una organización criminal instalada dentro del propio gobierno.

matando gradualmente al Paraguay. La casa comenzó a caer en julio, cuando la Operación del Caos proceso a los Ferreira proveedor de medicamentos para el Ministerio de Salud

 luego, fueron despedidos el director administrativo y el director de licitación de compras de medicamentos del MSP. El grupo está acusado de desviar recursos de los contratos de emergencia para comprar mascarillas, respiradores.

clan ferreira. El propio Mazzoleni fue blanco de la Operación del clan Ferreira, que llevó a cabo órdenes de registro e incautación, autorizadas por la fiscalía, en el aeropuerto Internacional. En ese momento, Mazzoleni dijo que fue víctima de persecución política. Para la Fiscalía General, existe evidencia que coloca a los ex directores administrativos y de licitación del MSP “en la cúspide de la pirámide” de una estafa, conjuntamente con los empresarios del clan Ferreira.

Aunque la participación personal del Ministro de Salud aún necesita pruebas más sólidas, el escándalo de salud ha hecho que el gobierno sea insostenible. El junio, la Fiscalía aprobó la apertura de un proceso de acusación contra estos funcionarios públicos y del clan Ferreira por irregularidad administrativa. irregularidades en la formación de la comisión. La decisión solo sirvió para posponer un resultado a esta altura inexorable.

gobierno tras gobierno. Independientemente de si Mazzoleni era responsable del plan o no, su gobierno se convirtió en un foco de fechorías. Los contratos sanitarios están bajo investigación por sospecha de fraude, incluido el firmado para la construcción de hospitales de campaña que ni siquiera se han creado. A fines de junio, el entonces secretario de Salud, dijo que el pozo era más profundo de lo que pensaba. «No voy a ensuciar mi CPF», dijo.

matando gradualmente. Varios presidentes de entidades ya fueron procesados, un estado que parece estar atrapado en una interminable red de corrupción.

Particularmente significativos han resultado los escandalosos casos de corrupción detectados en plena cuarentena, sobre todo en torno a una millonaria compra de insumos y equipos médicos que el Ministerio de Salud adjudicó en forma directa a las empresas Eurotec SA e Insumos Médicos SA, en el marco de la Ley de Emergencia, para equipar a los desguarnecidos hospitales y al personal de blanco que lucha contra la pandemia, pero los equipos no cumplían con las especificaciones técnicas requeridas. Un informe de la Contraloría indicó que Salud incurrió en “irregularidades en todo el proceso de compras” y otro informe de la Comisión Giuzzio confirmó que se había montado un esquema delictivo para compras fraudulentas con dinero del Estado. A pesar de las visibles evidencias, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, trató de minimizar lo ocurrido y de encubrir a los funcionarios involucrados. La Fiscalía y la Justicia no avanzaron en las investigaciones y los empresarios acusados acabaron beneficiados con medidas alternativas a la prisión. La destitución de sus ex directores administrativos  es importante para que los hechos sean investigados con imparcialidad y rigor.

Otros casos claves, como el acuerdo secreto para entregar millonarios fondos de Petropar a una empresa argentina, que causó la renuncia del procurador general de la República, o el vergonzoso blanqueo del ex senador colorado Óscar González Daher y sus socios, acusados por tráfico de influencia, dejaron la frustrante e indignante sensación de que el Paraguay sigue siendo el reino de la corrupción y la injusticia.

Sus reemplazó de estos funcionarios tendrá mucho que hacer. (Si así lo fuera, sacarle al Ministro de Salud). Tendrá que hacerse cargo de la lucha contra la pandemia, la sangrienta disputa entre facciones narcotraficantes y tocar la intrincada renovación del Régimen de Recuperación Fiscal. Para hacer todo esto, es urgente liberar al Estado del estigma de la corrupción que, gobierno tras gobierno, está matando gradualmente al Paraguay que queremos y no lo que tenemos.

Compartir esto